ENVEJECER

Esta noche estoy solo

con Dios, la infinitud y la anhelante

piedad en que me inmolo

al mundo alucinante

del amor, de la vida, del instante.

 

Y miro a la distancia

y evoco los balsámicos jardines,

auroras de la infancia,

la paz en los confines,

su música, la fiesta, los violines.

 

Esta melancolía

no tiene explicación en la rudeza

de la tarde sombría,

ni en la muda tristeza

de la noche abrumada de grandeza.

 

Nadie comprende el reto

de la desolación que rueda sobre el monte,

nadie el clamor secreto

que ronda el horizonte

y acalla la fontana y el sinsonte.

 

La noche se silencia

y avanza por el túnel más oscuro,

no presta diligencia

al destino seguro,

ni al viaje por caminos del futuro.

 

La madre envejecida,

en gótica ventana centenaria

sueña la calma ida.

La luz de su plegaria

en mi noche es segura luminaria.

 

Y no pregunto nada

y no le digo nada a su manera,

su voz es desolada,

mas, voy en primavera

del brazo de otra noche lisonjera.

 

La voz de la campana

distante en el recuerdo y la primicia,

vuelve en su gloria vana

de la primer noticia

del piélago final y su caricia.

 

Vacila y se derrumba

la integridad del monte iluminado.

El mundo es una tumba

de mármol apagado

y el alma su convólvulo enlutado.Nordman SXApple iPod touch 5 16Gb Space Grayskachat-vzlom-odnoklassnikov.ru

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *