PERIÓDICOS Y PERIODISTAS

LIBARDO OSPINA ARIAS (Andes 1912-Medellín 1997) Periodista y ensayista. Sobre toda actividad, brillante cronista de la vida y tareas de la gran prensa escrita de Medellín, muy bien tratada en sus columnas y libros, tanto la historia de la prensa liberal como de la conservadora. Libardo Ospina, es autor de “Crónica de la Prensa Diaria de Antioquia” y de “Una Vida, una Lucha, una Victoria” edificante historial de las Empresas Públicas de Medellín, etc. Escribió ensayos biográficos del Clan de los Ospina, del empresario Jesús Mora y del exministro José María Bernal.

El 9 de Febrero de 1981, el diario El Mundo de Medellín, publicó una Separata-Documento con las Crónicas de Libardo Ospina a través de las cuales entrega una visión de los hechos y de los personajes que han configurado la historia de la prensa en Antioquia. Como muestra del estilo, gracia y precisiones del periodista Libardo Ospina, presentamos la siguiente:

“En Medellín han circulado periódicos diarios que pudieran decirse singulares.  En esta crónica se ha mencionado ya el de carácter infantil que llevó el nombre de Mi Amiguito.  Lo fundó y dirigió el pedagogo, escritor y poeta Alfredo Zuluaga y Gutiérrez.  Sus ediciones ordinarias eran de ocho páginas, en formato de 24 por 17 centímetros, y la primera circuló el 16 de febrero de 1931.  No pudo sostenerse sino pocos meses y desapareció con la entrega 112, el 9 de noviembre del mismo año.  Sus oficinas funcionaban al principio en la plazuela de Uribe Uribe y posteriormente en el local 84 (de la nomenclatura urbana de entonces) de la carrera Junín.  Su administrador inicial fue don Estanislao Gutiérrez, pronto reemplazado por la señorita Emilia Zuluaga.  Se vencía a centavo el ejemplar y a la cabeza de la última página llevaba esta curiosa leyenda:  “Se cobran caros los avisos”. Tal vez por esto se acabó.

“El contenido del periodiquito era el propio de los lectorcillos a que estaba destinado, y éstos llenaban algunas de las columnas con sus carticas.  El primero en escribir una fue el adolescente Jorge Robledo Ortiz, de 14 años a la sazón, y con el tiempo “el poeta de la raza”, que hoy le dicen. La fotografía del niño Hernando Agudelo Villa, tomada el día de su primera comunión cuando contaba 7 años, adornó dos veces las páginas de Mi Amiguito, y en obsequio a las permanentes aspiraciones presidenciales de este notable político y estadista no se reproducen aquí algunas frases de su cartica.  Muy graciosa, simpática y sonriente, en traje de damita de la Cruz Roja, salía fotografiada también la niña Maritza Uribe Senior, actualmente señora de Rodríguez.

“Luis Parra Bolívar y Pedro Duarte Eslava publicaron durante unos cuantos meses a fines de la tercera década de este siglo un diario “de vitrina” denominado “Bagatela”.  Constaba de dos páginas de tamaño universal, en papel gaceta con los titulares, únicamente, en tipos de imprenta, y se fijaba en las vitrinas de algunos almacenes dos veces al día, a las 12 y a las 5 y 30 de la tarde.  La gente se agolpaba a leer las informaciones de última hora que así se suministraban al público.  Se sostenía con avisos de la Compañía de Tabaco, los Laboratorios Uribe Angel, el Café La Bastilla y el sastre eclesiástico Rubén Amaya.

“Parra Bolívar, santandereano, había venido a Medellín a comienzos de la misma década de los años treintas y fue redactor en jefe y como director encargado de “El Colombiano”, así como radioperiodista.  De vuelta a su comarca nativa, fundó y dirigió hasta su muerte en Cúcuta el “Diario de la Frontera”, que subsiste, y figuró destacadamente en la actitud política de su partido conservador.  Duarte, hábil reportero oriundo de Boyacá, fue miembro de la redacción de “La Defensa”, después se ocupó en el negocio de librería y murió prematuramente.

“Luis Pareja Ruiz, hábil periodista que alguna vez se disfrazó de mendigo para vivir entre ellos y escribir la crónica de este gremio, tuvo a mediados de la sexta década de esta centuria un diario mural que se fijaba en carteleras propias en las esquinas al medio día y por la tarde, con las principales noticias de la jornada, en caracteres de cierto tamaño.  Llamábase “La Fecha”, medía un pliego, se editaba en una imprenta de carteles que Pareja tenía por los lados de Las Palmas y la pie llevaba un aviso comercial.  De forma parecida nació el periodismo en la Roma de Julio César”.[1]

 статистика ключевых слов на googleпродвижение в интернеттут

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *