5. EL VISITADOR ESCOLAR

Sigiloso penetra
en los recintos
de las escuelas casi tristes
en las remotas ruralías
de las montañas
los litorales
las espesas llanuras
y,
observa al maestro
con sueldos atrasados
pero cumplidor y severo,
que habla de la patria,
que recuerda a sus alumnos
la última proclama
y las liras de Caro.

El educador rural
que declama
emotivo ante sus alumnos
la oracion de Choquehuanca:
“tu gloria crece
como crecen las sombras
cuando el sol declina…”

Es el Visitador Escolar,
a veces se detiene
meditabundo
ante su retrato en una escuela:
mirada profunda
cejas en arco
los brazos cruzados;
el ajado icono se ilumina
entre un conjuro de colores
y de gratitudes
de los moradores,
que lo han entronizado allí
en el aula pajiza,
muy vecino
al Sagrado Corazón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *