12. LA INGRATITUD Y LA GLORIA

Está con los desterrados
con las víctimas de la ingratitud
con los vencidos por el infortunio.

Allí
en la soledad
y en los silencios
del exilio.

Más temible derrotado
que victorioso,
su inteligencia se aguza
su imaginación se desborda
y hace que los obstáculos
se truequen en recursos
para las nuevas batallas.

Torres le dijo un día
en 1.814:
“Habéis sido un militar desgraciado
pero sois un grande hombre.”

Empero,
después de la traición
y de Puerto Cabello
vienen las victorias:
Tenerife
Taguanes
Carabobo.

Adelante del Rincón de los Toros
se ilumina Angostura
como una academia.

Y el Pantano de Vargas,
Boyacá,
Santa Fé
” entre lluvia de flores
y al estruendo de músicas marciales “.

Luego Bomboná
Pichincha
Junín y Ayacucho.

Finalmente
el atardecer vital,
el beso amargo
de la ingratitud humana,
noche septembrina
conspiradores por los cerros leprosos,
” aré en el mar y edifiqué en el viento “.

Y en su propia patria
congreso de 1.830
declaración pública
negación de su nombre
varias veces,
antes de cantar el gallo.

Padre Bolívar!
Sois
el héroe viviente!
Alto vigía
en la noche de América!
Faro de luces perennes
para iluminar la ruta
de cinco patrias espléndidas!
Siempre jóvenes!
Que aprendieron
la gran lección bolivariana:
Amar la Libertad
y la Vida!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *