NOCTURNO

Mi corazón está de prisa.

En su crepúsculo hay un árbol,

En su infinito la ternura

Que no se agosta con los años.

Mi corazón está de prisa

Y aunque la herida del costado

Sangre, levanta sus banderas

Sobre los techos enlutados.

 

El mundo entreabre sus balcones,

Mientras cerramos nuestros párpados,

Para mediar en la agonía

De nuestro amor crucificado;

Severos cármenes de ausencia

Se han reunido a nuestro llanto

Para llorar en el silencio

De las coronas, muchos años.

 

 

Dios dispondrá de nuestras lágrimas

En su bondad y en sus arcanos,

Y escuchará mis oraciones

Desde sus parques soleados,

Y creará nuevos orientes

Para tus ojos oceánicos;

Para tu sangre y tus deseos

Cauces de luz y ritos vagos.

 

Ahora el tiempo se detiene

Ante tus ojos y tus manos…

!Oh los silencios en la noche

Sobre los parques plateados!

El tiempo ahora se detiene

Ante mis sueños derrotados..

!Oh los silencios sin sentido

Sobre los cármenes talados!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *