LLUEVE EN MI ALMA

Llueve en mi alma y en el mundo llueve

Intermitente, amargo, sin consuelo,

Y es bueno y triste sosegar el duelo

Que a nuestra propia juventud embebe.

 

Bajo la noche de impasible nieve

Mi corazón en místico desvelo

Y al conjuro de música y anhelo

Te encuentra al fin, maravillosa y leve.

 

En tu presencia de apacible octubre

Mi renovada devoción descubre

La plenitud solemne de tu calma.

 

Cuando te adentras en mi noche estricta

Con la corona de azahar invicta

Y las ternuras y el amor y el alma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *