INFANCIA

Era la infancia un claro valle,

milagro y juego de color.

Horas del alba, eran los días

que florecían bajo el sol.

 

Regresa, ahora, su recuerdo.

Era la infancia un surtidor

junto a la alberca de la luna.

Era la infancia un claro son.

 

Apremia y vuelve su recuerdo.

Luna, muchacha, corazón,

cuando las almas se aproximan,

cuando se alejan del adiós.

 

Como las flores de la tarde

nos doblegamos al amor;

cunde el recuerdo perfumado,

fiel patrimonio de los dos.

 

Apremia ahora su recuerdo.

Era la infancia un corredor,

el cielo azul, el prado verde.

Ella era como una flor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *