8.- El Ensayismo y su mecanismo de penetración

El mundo de la ciencia y de la tecnología y del arte superior, vive distante de las grandes masas, de la gente común y corriente. Entre estos dos mundos, el de la ciencia y el arte y el de las grandes masas humanas, hay un vehículo de interacción, los comunicadores, desde luego los divulgadores científicos, y sobre todo el género del ensayo.
La ciencia y la tecnología y el arte constituyen el fruto del trabajo de investigadores y de inteligencias privilegiados. Sus beneficios no pueden servir con exclusividad a los círculos de la élite intelectual, sino que deben llegar a enriquecer el haber dinámico y cultural de las grandes masas. Y esta operación es posible a través de la literatura de ideas, de la divulgación inteligente y metódica, del ensayismo periodístico.
En toda empresa científica hay un fondo de cultura humanística, así lo piensan los difusores actuales de mente disciplinada. En la creación de esa cultura se señalan cuatro momentos estelares:
1) El momento cognoscitivo, que refleja el descubrimiento que el hombre hace de los hechos y de las leyes del conocimiento.
2)El momento axiológico o de los valores. Cuando el hombre encuentra el resultado de las relaciones entre el conocimiento y las aspiraciones del ser humano.
3) El momento creador, que se constituye en el momento más dinámico y dramático del proceso cultural. Cuando se va a producir una dimensión social de aquel acto cognoscitivo.
4) Y el último momento, que es el de la comunicación. Al respecto anota muy acertadamente el investigador y periodista hispano Pedro Rocamora:
“El momento comunicacional es el de la generalización social de los valores culturales. Supone la asimilación crítica de tales valores y la transmisión de lo que ellos representan hacia el mundo de la sensibilidad de los hombres, produciendo en ellos el enriquecimiento de su receptividad cultural. Este es el campo de actividad del ensayismo contemporáneo y del periodismo científico. Lo importante de esta comunicación es que gracias a las nuevas técnicas de la difusión se benefician de ella no un grupo reducido de intelectuales, sino la comunidad total. No hay actualmente nada que tenga la fuerza e influencia de la expansión científica, en los cambios que van experimentando los fundamentos y hasta el carácter mismo de la vida humana.”(8)

La creatividad intelectual del hombre ciertamente no está hecha para permanecer estacionaria en la subjetividad de su creador. Porque, si no tiene objetivos, pierde su capacidad de reactivarse en otros sujetos, como debe ser “una reacción de átomos en cadena”.
* * *
En esta forma el escritor público como el ensayista debe sentirse protagonista de la divulgación de todas las empresas logradas por el conocimiento humano, tanto en el campo de las ideas, el mundo del arte, como en el de la verificación experimental. Y se encuentra ante una doble responsabilidad: la de ser vehículo de una positiva categoría de valores, y a la vez la de actuar como instrumento de una nueva creatividad, de tan supremo alcance que UNA SOLA IDEA LUMINOSA puede y debe modificar la ideología o el concepto del mundo y más concretamente de la vida de millones de seres humanos.

C O N T E N I D O

1.-Pretexto más que texto
2.-Mejor el Ensayo…
3.-Cuidado con los Best-Seller
4.-Clases de Ensayo
5.-El Ensayo periodístico
6.-Superioridad del Ensayo sobre otros géneros
7.-La influencia del escritor público
8.-Ensayismo y su mecanismo de penetración
9.-Rol del ensayismo y del periodismo científico
10.-Concisión y claridad del lenguaje
11.-Ensayo periodístico y recursos literarios
12.-La sapiencia de Alberto Lleras
13.-Pensar bien y cómo
14.-El arte de dosificar
15.-Otra regla: un poco de gracia
A manera de conclusión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *