11.- Ensayo periodístico y recursos literarios

Y cómo debe ser el artículo o ensayo breve en un periódico, para que sea leído y regrese un eco de los lectores que demuestre que el material que se publica, en la página editorial, en realidad, está interesando a una gran masa de suscriptores y amigos del diario?  Antes de tratar de responder la inquietud de cómo debe ser el artículo de fondo o ensayo que interese al público y cuáles son los tres o cuatro secretos para escribir en tal forma que la gente nos lea y se interese, recordemos que la prensa en Colombia se constituye en el vehículo de culturalización más poderoso que tiene el pueblo y que está a su alcance. Y más aún, la prensa colombiana, que sin lugar a dudas, es la más bien hecha y la mejor escrita de América Latina.
* * *
Un artículo periodístico, es leído y comentado cuando es capaz de despejar incógnitas. Un escrito ideológico de prensa tiene buena acogida, cuando con su dinámica de cambio es capaz de hacer mejor al hombre, cuando le muestra algún horizonte, cuando le descubre para su bien algo que ignoraba, cuando lo informa, cuando le enseña, cuando lo instruye.
El ensayo periodístico mejor, es aquel capaz de ser portador de un mensaje estimulante. De una señal orientadora. Mensaje y señal que aumenten nuestro querer ser, un aporte efectivo a la memoria de nuestro computador mental. Un conocimiento genuino capaz de nutrirnos, una revelación que ilumine, capaz de hacernos amar más la vida, de ver con más amplitud el panorama social. Capaz de aproximarnos más a la gente, a las preocupaciones de la gente, a los problemas colectivos.
La primera respuesta , el primer secreto para escribir bien, que todo el mundo lo sabe y quizá el que va a escribir lo ignora, se llama DOMINAR BIEN EL TEMA.
Escribir sobre lo que no se sabe, sobre lo que no se conoce a fondo, es sencillamente hacer el oso. Y si el Director o el Jefe de Redacción no se dan cuenta, y dan vía libre al embuchado, el público lector sí se da cuenta, y cuando ve el nombre de ese articulista, deja caer la vista o ni siquiera mira el periódico que permite tales cosas.
Vamos a escribir un ensayo sobre café. Qué tal un académico de la Lengua, que nunca ha entrado a un cafetal, que jamás ha tenido interés por esta industria, qué tal el académico escribiendo un artículo editorial sobre el cultivo y beneficio del café. Un académico que sólo ha visto un cafetal a cierta distancia, desde la carretera de tierra templada, cuando su acompañante de viaje le dice señalando para alguna parte… vea ese cultivo de arbustos no muy altos y de follaje verde oscuro es un cafetal. Ese académico que no sabe de la selección de semillas, de los viveros, de la siembra de los pequeños cafetos, de la hoyada y del abono adecuado; que no sabe de la roya ni de la broca, ni del tiempo preciso para la fumigación y periódicas abonadas, que no conoce el espectáculo de la florescencia, ni del grano y su proceso hasta la maduración, que no sabe de la recolección, del beneficio, de la correcta lavada, ni del secado, ni del empaque hasta convertirlo en el café suave de Colombia que le produce al país el mayor número de divisas. Ese, que no sabe de los problemas internos y externos de la comercialización del café. Ese no puede escribir un ensayo sobre café.
Ese académico puede escribir un artículo muy correcto desde el punto de vista gramatical, pero como no conoce el tema, ese artículo no le va a interesar a nadie, ni a los que están familiarizados con la industria, ni menos a aquellos que la desconocen, pero tienen interés en saber sobre ese asunto siempre actual sobre el tapete de discusiones de la economía colombiana.
Sin embargo, una persona que no conoce mucho de gramática, ni sabe mayor cosa sobre don Andrés Bello, ni ha visto siquiera por el lomo el diccionario de Construcción y Régimen de don Rufino José Cuervo, pero, que conoce todos los secretos cafeteros y ha vivido todo el proceso del café, y ha participado en seminarios sobre el tema y sus problemas y ha conversado mucho con expertos en la materia y, desde luego, ha leído sobre el asunto, este señor puede hacer un artículo ensayístico o un editorial realmente interesante sobre el café, que le puede ser útil y revelador a un pequeño caficultor, o al gerente de la Federación de Cafeteros. Esto, por las cosas vividas que allí se cuentan, por los conocimientos vividos y las experiencias que allí se relatan, sin mucho adorno literario pero con mucha buena información, etc.
Desde luego, que lo ideal es conocer las técnicas de comunicación y poseer, pleno dominio del tema, para poder así realizar un trabajo excelente, de antología.

C O N T E N I D O

1.-Pretexto más que texto
2.-Mejor el Ensayo…
3.-Cuidado con los Best-Seller
4.-Clases de Ensayo
5.-El Ensayo periodístico
6.-Superioridad del Ensayo sobre otros géneros
7.-La influencia del escritor público
8.-Ensayismo y su mecanismo de penetración
9.-Rol del ensayismo y del periodismo científico
10.-Concisión y claridad del lenguaje
11.-Ensayo periodístico y recursos literarios
12.-La sapiencia de Alberto Lleras
13.-Pensar bien y cómo
14.-El arte de dosificar
15.-Otra regla: un poco de gracia
A manera de conclusión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *